Tendinitis de Tobillo: Síntomas, Causas y Tratamiento

Muchas prácticas deportivas tienen un alto impacto sobre articulaciones y tendones, las cuales, con el constante trabajo, pueden verse seriamente afectadas. Disciplinas deportivas, como el running, impactan directamente regiones bastante delicadas como las rodillas o, en este caso, los tobillos. Es por ello que una lesión bastante frecuente entre este tipo de deportistas, es la tendinitis de tobillo.

Tendinitis en el Tobillo

La tendinitis, más que una lesión puede aquejar constantemente a muchos deportistas. Con un fuerte dolor en la región de los tendones que unen a la articulación del tobillo, es muy frecuente en deportes con un alto desgaste de esta zona. Por supuesto, existen varios métodos para contrarrestar esta molesta y a veces, aguda lesión.

¿Qué es la tendinitis de tobillo?

Se conoce como tendinitis de tobillo a la inflamación aguda de los tendones que mueven directamente la articulación del tobillo. Estos tendones, que se fusionan directamente con el peroné y el hueso del talón, pueden verse inflamados por varias causas. Principalmente al mover en exceso estos tendones, pueden llegar a hincharse. Por supuesto, esta condición no es común y, a su vez, necesita de otros factores que alteren su correcto funcionamiento.

Como todos los tendones del resto de nuestro cuerpo, son los encargados de transmitir la fuerza motriz hacia los músculos. En este caso, es todo un grupo de tendones que se ubican en la zona del tobillo. Cuando estos tienen una sobrecarga y, adicionalmente, por un tiempo prolongado, llegan a inflamarse. De este grupo, el tendón de Aquiles es el más afectado. Este se encarga de unir los músculos de las pantorrillas, al hueso del talón.

¿Cómo detectar la tendinitis de tobillo?

La forma más común de percibir la tendinitis de tobillo, es por su agudo dolor. Este se produce, exactamente al detenernos, si nos encontramos trotando o caminando. Se detecta en la zona entre el pie y el tobillo y por lo general, se siente un punzante dolor al palparnos el área. Una ligera inflamación también es evidencia de la tendinitis de tobillo. Se hace bastante visible si se ubica en el tendón de Aquiles.

Causas de una tendinitis de tobillo

Si bien, la tendinitis es producida por sobrecargas en los tendones de esta zona, existen factores que causan o aceleran la lesión. Algunos de estos pueden deberse a lesiones sufridas anteriormente que repercuten en los tendones. Otras, pueden ser malformaciones o simple desgaste por la edad.

  • Exceso de movimientos sobre el área.
  • Mala postura del tobillo al realizar una actividad física demandante.
  • Fracturas mal soldadas o mal curadas.
  • Procesos artríticos.
  • Bajo porcentaje de minerales como, por ejemplo, el potasio. Esto también puede deberse a una mala hidratación.
  • Genu varo o desviación en la anatomía de las piernas.
  • Factores externos, como es el caso de suelos muy duros en la práctica de algunos deportes.

Tratamientos contra la tendinitis de tobillo

Existen actualmente diversos tratamientos para la cura de este tipo de anomalías. Los más eficaces, casi siempre se pueden hacer en casa. Entre estos, está el simple descanso y el reposo. Nuestro cuerpo tiene la capacidad de aliviar la tendinitis e inflamaciones en general, ya que este, de por sí, es un sistema de defensa contra posibles lesiones. Como consecuencia, la hinchazón bajará, si hacemos el reposo adecuado y evitamos mover el tobillo en la medida posible.

Video tutorial de una tendinitis de tobillo

Por supuesto, este será un proceso bastante lento y engorroso, pues este tipo de reflejos necesitan tiempo. Se puede acelerar el proceso, si adicionamos frío a la ecuación. Con algunas compresas de hielo, es posible agilizar la sanación y bajar la inflamación. Vale acotar que no se debe dejar la compresa más de media hora en el área afectada. Este tipo de acciones, hará que el cuerpo no siga su proceso natural, deteniéndose por completo al tener el frío externo, como un catalizador más eficaz.

Pasadas las 48 horas, pasamos del frío, al calor. Las compresas de calor alivian el tejido que se ha vuelto rígido, como forma de defensa. Asimismo, aumentan la circulación en el área afectada, acelerando el proceso de sanación natural de las fibras. También es una manera muy buena de iniciar el calentamiento para ejercitar por primera vez el, o los tobillos luego de una tendinitis.

Fisioterapia contra la tendinitis de tobillo

La fisioterapia es sumamente recomendable, sobre todo si sufrimos constantemente de tendinitis de tobillo. Un especialista en fisioterapia, puede tratar el área perteneciente al grupo de tendones afectado. De igual forma, sabe administrar los masajes ideales, para dejar atrás la tendinitis de tobillo. Puede ser una forma de prevenir la tendinitis, si estamos a poco tiempo de realizar actividades físicas intensas.

Precauciones para evitar la tendinitis de tobillo

Es posible prevenir la tendinitis de tobillo, aun cuando suframos de esta debido a un mal congénito. De hecho, muchos fisioterapeutas recomiendan enfáticamente que se sigan estas precauciones, en pro de tener una mejor salud con respecto a nuestros tobillos. Sobre todo, si somos deportistas de alto rendimiento

Hidratación

Al deshidratarnos, perdemos una enorme cantidad de minerales, los cuales son imprescindibles para la salud de las fibras musculares y tendones. Estos minerales, forman parte de nutrientes que juegan un papel fundamental en el fortalecimiento estos órganos. Como consecuencia, si llega a haber una cantidad baja de minerales como calcio, hierro, potasio, magnesio entre otros, los tendones se debilitarán enormemente. Todos estos, son aportados por el agua.

Calentamiento y estiramiento

Muchas personas omiten el calentamiento y consecuente estiramiento antes, durante o luego de realizar actividades físicas. Antes de iniciar una práctica deportiva, nuestros tendones se encuentran en absoluto reposo y, hasta cierto punto rígido. La impresión de un esfuerzo muy alto causa una rotura excesiva de fibras, lo que conlleva a la hinchazón y consecuente tendinitis.

Vale destacar que el calentamiento, no es igual al estiramiento. En este sentido, podemos agudizar una tendinitis, si estiramos en el momento menos indicado, durante una práctica física. Se recomienda entonces, tener asistencia de un entrenador o inclusive, un fisioterapeuta, si tenemos una condición favorable para una tendinitis. Este nos informará acerca del momento y la forma adecuada de calentar y estirar el grupo de tendones de nuestros tobillos, sin temor a lesionarnos.

Uso de calzado adecuado

Muchas personas omiten este punto y para algunos, se considera incluso irrisorio. Nada más alejado de la realidad. Un calzado inadecuado puede presionar de manera indebida ciertas áreas del pie que traerán como consecuencia, una segura tendinitis. Por ello, debemos usar calzados que se ajusten bien al pie, sin presionarlo en exceso.

Otro punto destacable es la adecuación del calzado, para la disciplina que vayamos a realizar. Si practicamos running y, estamos a pocos días de realizar una competencia, no debemos usar zapatos nuevos para esta. Un calzado debe adecuarse a nuestro pie, antes de realizar prácticas extenuantes para nuestras articulaciones. Las consecuencias de esto, puede ser desde irritación de la piel en zonas de alta fricción, hasta graves lesiones, pasando, por supuesto, por la tendinitis de tobillo.

Chequeo médico rutinario

Saber en qué condiciones se encuentra nuestro cuerpo, puede llegar a ser sumamente favorable a la hora de evitar una tendinitis de tobillo. Un traumatólogo de confianza, puede darnos un diagnóstico acertado, del estado de nuestras articulaciones inferiores. Asimismo, puede indicarnos un tratamiento a seguir y, en un caso extremo, informarnos acerca de qué prácticas deberíamos evitar.