Heloma Plantar: Síntomas, Causas y Tratamiento

Un heloma plantar es una lesión ubicada, en la mayoría de los casos, en la planta de los pies. Esta lesión se caracteriza por ser rígida y tener dureza en sus bordes. Si no es tratada, con el tiempo va creciendo hacia capas internas de la piel, teniendo así forma de hoyo. Tener esta lesión causa graves dolores al pisar y crea muchas molestias con cualquier tipo de calzado que se utilice.

lesión: Heloma Plantar

Padecer de un heloma plantar no quiere decir que padezcas de una enfermedad muy grave, aunque los dolores se tornan muy fuertes y molestos. Este artículo te será de mucha ayuda, ya que te explicaremos los síntomas de esta lesión. Además de informarte acerca de los distintos helomas que existen, sus causas y las distintas formas de tratarlos.

Tipos de helomas según donde se encuentren

Clavo o heloma en el pie

El heloma plantar o más conocido como clavo en muchas ocasiones puede no generar dolor, aunque si puede ser molesto a medida de los años. Esta molestia de esta lesión puede aumentar debido a la presión que se ejerza al caminar, mientras más profundo sea el heloma más intenso es el dolor. Por ello existen dos tipos de helomas que son blandos o consistentes y se ubican en distintas partes del pie.

El heloma más común se localiza en la planta del pie, este puede ser blando o consistente, dependiendo del tiempo que se encuentre allí. Este heloma es el más doloroso y molesto debido a donde se encuentra ubicado. Pocos calzados cuentan con un buen soporte para disminuir las molestias, ya que se encuentran la parte inferior del pie. Si esta lesión se deja avanzar por mucho tiempo, se crea un núcleo muy endurecido en él, generando así profundidad en el heloma.

En algunos casos los helomas suelen generarse en la parte dorsal de los pies, debido al roce continuo con el calzado. Este tipo de heloma la mayoría de las veces suele ser compacto y tiene un difícil tratamiento debido a donde se encuentra. Otra localización de esta lesión puede ser en la parte blanda de entre dos dedos. El heloma ubicado allí suele ser de tipo blando, porque está situado en una parte que se genera poca callosidad, aunque el dolor puede llegar a ser intenso.

Síntomas de heloma plantar

Podremos apreciar con claridad cuando comienza a formarse esta lesión, ya que tiene características muy peculiares que solo se observan en un heloma plantar. Su forma redonda y su coloración oscura son sus primeras características. Luego comienzan a formarse los bordes definidos, sobresalientes y compactos. Creando así por ultimo fuertes dolores y molestias dependiendo en donde se encuentren en el pie.

En algunas ocasiones con el tiempo el heloma suele cubrirse con tejido y este se diferencia por tener un color amarillento. Los helomas no suelen ser graves, aunque si presentas algunos de estos síntomas, se recomienda que contactes a un Podólogo profesional. Porque como consecuencia, esta lesión puede ocasionar en algunos casos una posible incapacidad de caminar como normalmente estamos acostumbrados.

¿Por qué se crean estas lesiones en el pie?

La primera causa que forma está molesta lesión es tener una forma incorrecta al pisar. Una mala fricción al caminar o al roce continuo del pie con el calzado ayuda a generar esta lesión. Al igual que usar zapatos que no van con tu calzado o si alguno de estos son de material rígido, pueden causar helomas en los pies.

Una falta de hidratación en los pies puede generar un heloma plantar, ya que la resequedad puede generar un mal roce con el calzado. Se recomienda utilizar cremas hidratantes en la piel de los pies lo más frecuente que se pueda, así evitaremos está molesta lesión. Debemos evitar también la mala posición de los calcetines que usemos, debido a que si quedan con alguna imperfección nuestro pie quedara propenso a sufrir de helomas.

Tratamiento y Recomendaciones

Lo primero que se recomienda hacer es ir a un podólogo profesional, ya que ellos observaran la lesión y verificaran si se trata de un heloma o no. Un heloma se trata de distinta manera, el profesional determinará el origen de la lesión, además de que tipo de heloma es y cómo eliminarlo. El tratamiento más común que realiza el especialista es la quiropedia, que consiste en erradicar el heloma desde su núcleo. Quitando capa por capa de la piel afectada hasta retirar por completo la lesión.

 Todo esto realizado con instrumentos y herramientas profesionales, para luego una vez este eliminado el heloma aplicar pomadas para evitar que crezca de nuevo. Luego de realizar le quiropedia se determina el análisis de la lesión. Si esta es ocasionada por el mal caminar de la persona afectada, el podólogo acudirá a tratar con plantillas terapéuticas. Estas ayudaran a que el pie se amolde al calzado ayudando a caminar de forma correcta, evitando que crezca de nuevo un heloma plantar.

Se recomienda altamente no usar callicidas en la zona afectada, debido a que este no elimina el heloma y crea altas quemaduras en la piel. Esta comprado por los profesionales que al aplicarlos puede generar heridas mayores, agravando la lesión. Como última opción debemos dejar la cirugía, esto si el profesional lo indica. El tomará la decisión solo si el heloma se torna muy difícil de curar con el tratamiento común.

Es una lesión fácil de prevenir

Es fundamental para la prevención de helomas un buen cuidado de los pies. Lo primero es teniendo una buena higiene y esto no solo evitara la creación de helomas, además ayudara a proteger la piel de los pies contra infecciones. No olvidando de secar bien después de realizar la higiene, ya que si no se realiza esto tendremos humedad y nuestro pie estará propenso a infecciones. Manteniendo una buena hidratación evitaremos todo clavo plantar, existen muchas cremas hidratantes que nos podrán ayudar.

Tener un calzado que sea cómodo y amplio de talla es muy importante, ya que evitaremos todo roce con los mismos. El pie tiene que estar suelto adentro del calzado, esto ayudara mucho y más si usamos plantillas quiroprácticas especiales. Se recomienda no usar un mismo calzado por mucho tiempo ya que la zona de roce cambia, también se recomienda no usar muy frecuentemente zapatos que tengan tacón.

En pacientes que sufran de diabetes se recomienda chequearse frecuentemente con algún podólogo profesional. Si tienen algún heloma y no se controlan con frecuencia pueden padecer de ulceras u otras enfermedades graves. El heloma puede seguir formándose, aunque ya estemos seguros de extraerlo por completo, por eso recomendamos seguir estas recomendaciones y prevenciones en contra de esta lesión.

Una lesión común pero de suma importancia

Un heloma plantar al principio no es grave y en ocasiones indoloro, pero cuando se generan en nuestros pies quiere decir que algo estamos haciendo mal. Como ya explicamos a lo largo del artículo se pueden deber a distintos problemas como lo son el calzado, la higiene o la forma de caminar. Pueden ser varias razones pero lo mejor de todo es que se puede tratar a tiempo para que así no empeore la lesión. Esperamos que este post le sea de mucha utilidad y enseñanza que pueda repartir con los demás, resolviendo así una problemática de salud en nuestra sociedad.