¿Qué es la condropatia rotuliana? Lo que tienes que saber

Para empezar tenemos que decir que la condropatia rotuliana, también conocida como condromalacia rotuliana es un padecimiento que se manifiesta de manera más frecuente en adultos jóvenes. Un mal que afecta grandemente el estado de bienestar de quien lo padece.

Condromalacia rotuliana

Quizá no se considere una condición de las más graves que existen, pero su existencia puede ser muy dolorosa en quien la padece. La lesión puede llegar a ser menos o más grave, dependiendo del grado de daño. ¿Quieres conocer más? Aquí te dejamos una información que esperamos te sea de utilidad.

¿Qué es?

La condropatia rotuliana es una lesión del cartílago articular de la rodilla. Cuando se produce una degeneración del cartílago estamos en presencia de la lesión, provocando profundas molestias y dolor en el paciente. Este dolor se produce en la parte posterior de la rótula o alrededor de esta.

grados condropatia rotuliana

Generalmente se hace presente en jóvenes y adultos jóvenes, en especial en aquellos que someten sus rodillas a esfuerzos considerables devenidos de la práctica deportiva. Aunque es posible hallar la condición en adultos mayores, la mayoría de las personas que sufren de condropatia rotuliana han practicado algún deporte de alto impacto en el pasado o presente.

Detectada a tiempo y tomando las previsiones para evitar su agravamiento se puede mantener bajo control. No obstante, hay que saber que puede llegar a ser un padecimiento grave si no se le presta la debida atención durante el comienzo del dolor.

La condropatia rotuliana tiene varios grados

Específicamente se trata de cinco grados de condropatia plenamente identificados. Dependiendo de algunos factores, una persona puede pasar rápidamente de los grados más leves a los más graves y dolorosos. O bien esta puede mantenerse en un punto específico y no desarrollar más deterioro. A continuación los grados de la condropatia rotuliana:

  • Condropatia Grado 1: Apenas comienza la lesión. Ya hay presencia de una edema y el propio cartílago del tendón rotuliano se encuentra más blando de lo normal.
  • Condropatia Grado 2: Se comienzan a sufrir las primeras alteraciones o modificaciones en la superficie del cartílago.
  • Condropatia Grado 3: En este punto las fisuras ya existen. Las capas del cartílago que se encuentran a mayor profundidad ya muestran señales de alteración.
  • Condropatia Grado 4: Si la degeneración sigue avanzando ya se podrá notar la presencia de ulceras. Lo profundo del cartílago se ve muy afectado.
  • Condropatia Grado 5: En esta etapa la presencia de las ulceras hace que el hueso subcondral comience a sufrir severas afectaciones.

Está de más decir que los efectos presentes en el último grado de la condropatia llegan a ser permanentes. La toma de acciones a tiempo puede prevenir llegar a un punto de no retorno en el que el dolor es casi inmovilizante.

2 Cosas que debes saber sobre la condromalacia o condropatía rotuliana

Que causa la condropatia rotuliana

Hay dos causas frecuentes de la condropatia rotuliana. En primer lugar tenemos que conseguir el uso excesivo de la rodilla, fácil de encontrar en personas que se han desempeñado como deportista de alto rendimiento por mucho tiempo de sus vidas.

La segunda de las causas tiene más que ver con cualquier clase de traumatismo que se presente en la zona. Los golpes suficientemente fuertes pueden llegar a causar la desviación de la rótula, que luego desembocara en el deterioro del cartílago del tendón.

En menos cantidad de casos se ha determinado que se desarrolla una condropatia rotuliana con motivo de una falta de vascularización. No obstante, las compresiones continuas que provocan presión en el cartílago de la rótula de la rodilla son las responsables de la gran mayoría de los casos.

Claramente la degeneración de los cartílagos se hace presente con la edad en todas las personas. Sin embargo cuando se trata de un individuo que no se encuentra en la edad de sufrir esta clase de males y cuyo daño es considerable, un especialista puede afirmar que se trata de un clásico caso de condropatia rotuliana.

Sintomatología de la condropatia rotuliana

Podría decirse que la sintomatología de esta lesión se manifiesta solo con dolor. El dolor en la rótula es lo que identifica la condropatia rotuliana. Es claro que sentir dolor no basta para sugerir a un médico que un paciente tiene la lesión. No obstante, si se cumple lo siguiente puede significar el comienzo del padecimiento.

  • Dolor cuando se sube o se baja una escalera
  • Dolor cuando la persona se coloca de rodillas
  • Dolor cuando el paciente se coloca de cuclillas
  • Dolor al pasar un tiempo prolongado sentado en una silla
  • Dolor al levantarse luego de haber estado sentado

Evidentemente se requieren algunos exámenes especiales para determinar la existencia de la condropatia rotuliana. El diagnóstico de la condropatia rotuliana es solo responsabilidad de un médico especialista, pues puede confundirse con algún otro padecimiento de la rodilla.

El diagnóstico de la condropatia rotuliana

Como ya te habíamos mencionado, hay algunas señales que llegan a indicar la presencia de algún problema relacionado con la salud de la rodilla. Sin embargo, no son suficientes para saber si a ciencia cierta se trata de un problema de condropatia rotuliana presente en la persona.

En principio para la detección o descartar la presencia de condropatia rotuliana se hace uso de una resonancia magnética. Es un buen comienzo para ver de qué se trata, puesto que si bien no arroja una conclusión definitiva los profesionales de la medicina sabrán a qué atenerse cuando hagan más exámenes.

El paso siguiente consiste en un estudio que arrojara luces definitivas en lo que respecta a la presencia o no de condropatia rotuliana. Los expertos aconsejaran realizar una exploración artroscópica. Generalmente son los cardiólogos quienes realizaran el procedimiento para tener el diagnóstico definitivo con respecto a la dolencia de la rodilla.

Lo verdaderamente importante es verificar y saber a ciencia cierta cuál es el estado del cartílago. Con este tipo de exploración se puede determinar si lo que se está observando es una lesión del hueso, tendón o musculo, o si por el contrario estamos en frente de una condropatia en proceso.

Tratamiento para la condropatia rotuliana

El inicio del tratamiento tiene mucho que ver con la solución de algunos inconvenientes tales como: la obesidad, rotula alta y desalineación de la rodilla. Contar con una cinta condromalacia rotuliana ayuda mucho con el tratamiento en cualquier grado del padecimiento en cuestión.

Los medicamentos son indispensables para hacer la vida de quien padece un poco más llevadera. Se recetan medicamentos anti inflamatorios que pueden ser consumidos vía oral o intramuscular. En casos en los que se presenta condropatia de grado 4 o 5, la cirugía es bastante común y recomendada para solucionar el problema.

Sin embargo, para casos de condropatia rotuliana de grado 1 o 2 la cirugía se descarta casi totalmente pues no es necesaria. En cualquiera de los casos, el fortalecimiento de la musculatura que rodea la rótula alivia mucho los síntomas del padecimiento. Los ejercicios controlados se hacen indispensables.

Finalmente se tiene que tener bien en claro que cada caso en particular tiene sus consideraciones únicas. El hecho hace que sea siempre necesario acudir a un especialista en la materia para ponernos en control y evitar que la lesión siga degenerando el cartílago. La condropatia rotuliana es molesta y dolorosa, pero bien tratada no causara más que una pequeña incomodidad.