Cinta kinesiológica para el Tobillo

Desde su invención en Japón hace poco más de 30 años las cintas kinesiológicas han revolucionado el mundo deportivo y de la fisioterapia. Seguro que habrás visto en los juegos olímpicos a más de un deportista famoso usando estas cintas de colores. Que, por cierto, al ser un método oriental, el color suele influir a la hora de comprar estas cintas o vendajes (la conocida cromoterapia).

Evidentemente este hecho ha sido demostrado como irrelevante, no importa el color, lo que importa es la cinta. No obstante, hay quienes afirman que, por ejemplo, el azul es mejor para lesiones de inflamación y que el rojo, rosado o naranja es más adecuado para mejorar la circulación.

Lo que sí es cierto son sus beneficios para distintas lesiones, entre esas las cintas kinesiológicas para el tobillo. Hablemos sobre sus características, ventajas, su aplicación correcta en el tobillo y demás indicaciones.

¿Qué es una cinta kinesiológica o vendaje neuromuscular?

Una cinta kinesiológica, también llamada kinesiotape, es una venda elástica generalmente hecha de algodón que se adhiere a la piel adaptándose a su forma. Es decir, sin restringir movimientos u aportando rigidez, es totalmente flexible.

Ojo, esto no significa que no actúen sobre los músculos y tejidos afectados, para eso está su propiedad adhesiva. Cuando tenemos una lesión, la inflamación entre el musculo y la piel ocasiona que el flujo linfático y sanguíneo no circule bien, retrasando el trabajo de sanación. Entonces, lo que hace la cinta kinesiológica es tensar la piel de manera que se cree más espacio entre la misma y los ligamentos (que unen a los huesos) o lo tendones (que unen a los músculos), dependiendo de la lesión. Así mejorará el drenaje venoso y linfático.

Además de usarla como un medio de recuperación a lesiones, varios atletas la usan a diario en sus entrenamientos asegurando que disminuyen sus dolencias y agotamiento. Lo cierto es que sí reduce la inflación, ayuda a la circulación linfática y del flujo sanguíneo, además de permitir un mejor movimiento. Eso sí, por sí sola no hará milagros, es necesario que durante su uso continúes realizando las técnicas y actividades de fisioterapia recomendadas por tu médico. De ese modo la curación será todavía más rápida.

Lesiones más comunes en los tobillos y qué las causa

Las lesiones más frecuentes en los tobillos suelen ser esguinces o torceduras, tendinitis (dolencias o inflamación) y fracturas. Una caída, un mal movimiento al hacer un ejercicio, o pisar mal el suelo cuando se salta son causas de esguinces en los tobillos (lesión en los ligamentos que unen los huesos con las articulaciones).

Estas también pueden ocasionar una fractura en los huesos del tobillo (peroné, tibia y astrágalo) además de los accidentes de tránsito. Por otro lado, el esfuerzo excesivo en ejercicios, sobrecarga de peso, mala posición, o el desgaste de elasticidad por la edad (envejecimiento), son causas de tendinitis en el tobillo (daño en los tendones cerca de las articulaciones)

Las cintas kinesiológicas para el tobillo han demostrado ser muy efectivas en caso de esguinces o dolor en el tobillo. Ahora bien, si se está tratando una fractura, son más útiles para tratar los hematomas que dejan o para las pequeñas por estrés, pero de ningún modo para las que requieren inmovilización. Lo mismo con los desgarros o distensiones. No darán grandes resultados, pero sí serán útiles para calmar el dolor y la inflamación.

Cómo aplicar la cinta kinesiológica en el tobillo

 

Todo lo que necesitarás será una tijera, y por supuesto, cintas kinesiológicas para el tobillo. Procura que no queden pliegues. Sigue los siguientes pasos para una correcta colocación de la cinta en un esguince de tobillo:

Para esguince o torcedura

 
  • Prepara 3 cintas cortando las bases de los extremos en forma redondeada con ayuda de la tijera y asegúrate de que el pie esté a 90º
  • Toma la primera cinta kinesiológica para el tobillo, dóblala por la mitad y a partir de esa línea rasga el papel protector hasta separar un poco ambos lados.
  • Ese espacio descubierto colócalo en la parte media de la planta del pie sin tensión.
  • Toma una de las anclas de la cinta (el lateral) y pégalo con la máxima tensión sobre el maléolo externo, pasando por el tobillo (retirando el resto de papel protector)
  • Haz lo mismo con el otro lateral de la venda, sólo que aplicándolo sobre el maléolo interno.
  • A la segunda cinta retírale un poco el papel de la base, y ponla justo por debajo del maléolo externo en sentido horizontal sin aplicar tensión. Quita el resto del papel.
  • Dando un 50% de tensión pasa la cinta rodeando el talón y por la planta del pie hasta encontrarse con el inicio de la base que ya habíamos adherido (maléolo externo).
  • Ahora colocaremos la tercera cinta de la misma forma que la segundo, sólo que desde el lado contrario.
  • Comenzando por debajo del maléolo interno, rodeado el talón y pasando por la planta del pie hasta llegar nuevamente a la base de cinta que colocamos en el maléolo interno.
  • No olvides aplicar fricción con el mismo papel protector para garantizar la adherencia de las cintas kinesiológicas para el tobillo.

¿Cuántos días dura la cinta y cómo retirarla?

La cinta kinesiológicas para el tobillo está calificada para durar hasta 5 días en caso del tobillo. Normalmente se caerá por sí sola, pero sí deseas quitarla antes de tiempo puedes mojarla con agua fría. Si quedan restos de adhesivo puedes emplear aceite de coco para quitarlos.

Debes usarla hasta que te recuperes, es decir, si ya pasaron los 5 días puedes aplicarla de nuevo de ser necesario. Lo importante es continuar con los ejercicios para fortalecer el tobillo.

Cabe destacar que no es imprescindible afeitarse los vellos antes de colocar la cinta kinesiológica en el tobillo. Aunque se recomienda hacerlo para evitar que sea doloroso a la hora de retirar el vendaje.

Beneficios de usar una cinta kinesiológica para el tobillo

No sólo son fáciles de colocar, vienen en una gran variedad de colores y tienen precios totalmente asequibles, sino que podemos destacarles muchos otros beneficios:

  • Alivian el dolor
  • Contribuye a la desinflamación de las lesiones en el tobillo
  • Actúa como soporte durante todo su uso
  • Permite moverse libremente, por lo que podrás continuar con tus actividades deportivas.
  • Es hipoalergénica, adecuada para cualquier tipo de piel
  • Es resistente al agua y al sudor (incluso puede ser utilizada mientras se practica natación) como es de algodón se secará progresivamente.
  • Estimula la circulación del sistema linfático y sanguíneo, acelerando la recuperación del tobillo.
  • No tiende a quedar con pliegues, siempre y cuando se coloque adecuadamente.

¿Dónde se puede comprar una cinta kinesiológica para el tobillo?

En casi cualquier tienda donde vendan material para fisioterapia, entrenamiento deportivo o en farmacias podrás adquirir cintas kinesiológicas o vendajes neuromusculares. Si deseas comprar en línea puedes acceder a las tiendas online de la marca que buscas o explorar las opciones que se ofrecen en Amazon. Una web comercial 100% recomendada y visitada por personas del mundo entero gracias a sus inmensos beneficios en cuanto a atención, política de devoluciones e interfaz sencilla de usar.

Sólo debes ingresar a la página de tu país (en caso de España, Amazon.es) e ingresar en el buscador el producto que deseas, es decir, cintas kinesiológicas. Aparecerán todas las ofertas disponibles, su descripción, precio y métodos de pago acepados.

Última actualización el 2020-09-26 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados